¿Cómo estimular el aprendizaje en niños de forma divertida?

Publicada en

Descubre cómo estimular el aprendizaje en niños de forma divertida y natural, a través de juegos y experiencias cotidianas.

Los niños son receptores y emisores, aprenden lo que ven y lo repiten, por ello, resulta fácil estimular su aprendizaje poniéndoles buenos ejemplos e incitándolos a siempre esforzarse.

Para que los niños deseen aprender, ni siquiera deben verlo como una obligación, imposición o algo aburrido y ultra estructurado.

Finlandia, uno de los países con mejores índices de educación, descubrió que la mejor forma de que los niños aprendan, es jugando y teniendo más tiempo para ser niños.

Aprendizaje divertido para niños y adolescentes

La mejor forma de estimular el aprendizaje en niños es impulsando su curiosidad y sus ganas de experimentar cosas nuevas, aventuras y procesos de resolución a su altura.

Los niños y adolescentes aprenden mejor cuando las cosas les llaman la atención, cuando se sienten atraídos por la curiosidad y el magnetismo de una situación increíble para ellos.

Por lo tanto, la mejor forma de estimular su aprendizaje es con juegos, actividades deportivas, artísticas, recreativas y de descubrimiento y conocimiento del mundo.

Ya sean talleres de aprendizaje con múltiples recursos para su diversión, clases particulares de alguna disciplina en específico, campamentos de verano u otras actividades al aire libre son de gran ayuda en el proceso de hacer divertido el aprendizaje.

8 ideas para estimular el aprendizaje divertido en niños y adolescentes

Tenemos a nuestra disposición los avances de la pedagogía en este campo, para así lograr transmitir una percepción alegre, de recreo y libertad en los niños y adolescentes, mientras adquieren nuevos conocimientos que les servirán en toda su vida.

Aunque de forma superficial una actividad pueda parecer que solo les enseñará algo en concreto, como: bailar, cocinar, sembrar una planta, hacer manualidades o tirar el arco, el aprendizaje integral viene con todo lo que ellos van descubriendo que pueden hacer.

Comencemos con estas sencillas actividades para estimular el aprendizaje de niños y adolescentes de forma divertida.

  1. Practicar un arte

Todas las artes tienen un impacto positivo en la forma en que los niños y adolescentes, crecen, aprenden y se relacionan con otras personas.

Aprender a bailar o danzar es una de las principales artes que estimulan el aprendizaje mientras los niños se divierten. Primero porque aprenden a tomar el control motriz de su cuerpo, y segundo porque superan la vergüenza y prejuicios con los que van creciendo y se atreven a intentar cosas nuevas sin importar el qué dirán.

  1. Hacer algún deporte

Hacer algún deporte de forma regular ayuda a los niños a aprender a seguir reglas y conseguir objetivos claros, al tiempo que conviven con un grupo de niños o adolescentes de su edad.

Los deportes enseñan a los niños y adolescentes a esforzarse para conseguir lo que desean, a dar su máximo potencial para alcanzar la victoria, sea un trofeo o un ascenso en su vida adulta.

Son una excelente opción para estimular su aprendizaje y desempeño, porque se dan cuenta que no importa quiénes y cómo han sido hasta el momento, sino en quiénes se pueden convertir.

  1. Aprender a cocinar

Con esta actividad, además de desafiar los miedos de que los niños no deben estar en la cocina, los niños aprenden a ser responsables y cuidarse a sí mismos.

Cocinar es una gran tarea para estimular el aprendizaje de los niños y beneficiar el desarrollo de tareas delicadas y cuidadosas. Además, descubren lo divertido que puede ser ayudar a mamá o papá a preparar la comida y los deberes que ello implica.

  1. Cuidar animales

Una vez que los niños aprenden a cuidarse de sí mismos, también deben aprender a cuidar de otras vidas, por ejemplo, las de los animales. Con estas tareas aprenden lo maravillosas e importantes que son todas y cada una de las vidas sobre el planeta tierra.

Y por lo tanto, se muestran más responsables y conscientes tanto de sus propias vidas, como las de sus familias, amigos, compañeros, mascotas y otros seres vivos.

  1. Actividades de supervivencia

Cuando los niños o adolescentes son expuestos a superar alguna actividad de supervivencia ficticia, como son la tirolesa, cruzar puentes colgantes, escalar o remar, etc., ellos echan a andar su imaginación.

Resulta increíble cuánto pueden aprender sobre ellos mismos, de sus flaquezas y fortalezas. Se toman muy en serio la historia ficticia de tener que escapar como un espía sobre la tirolesa o de cruzar puentes colgantes mientras son perseguidos por gigantes, etc.

En estos casos los niños descubren que son capaces de hacer muchas más cosas de las que creían posibles, por el simple hecho de olvidarse del miedo.

  1. Deportes de precisión

Los deportes o disciplinas de precisión, como las artes marciales u otras como el tiro con arco, enseñan a los niños a poner el ojo en un objetivo y alcanzarlo, literalmente.

Son actividades geniales para estimular los retos que se puedan planear de forma personal, fortalecen su autoestima y capacidad de ejecución.

El tiro con arco es un deporte de precisión que requiere fuerza pero especialmente concentración, y esta analogía  se convierte en una poderosa fórmula de éxito en la ejecución para todo aquél que la practique.

  1. Juegos acuáticos

El agua es una gran maestra, no por nada existen múltiples tipos de terapias acuáticas para niños, adolescentes y adultos en general.

Los juegos acuáticos favorecen la seguridad en uno mismo, al tiempo que mantienen funcionando óptimamente al cuerpo. Nadar es uno de los deportes más completos que existen, porque todo el cuerpo está implicado, incluida la respiración y concentración.

Un mensaje muy importante que transmiten los juegos acuáticos a los niños y adolescentes, es ser incansables y resistentes.

  1. Cumplir con sus tareas domésticas

Finalmente, una estrategia magnífica para los padres, es enseñarles a sus hijos a cumplir con sus tareas domésticas de forma divertida.

Un gran error de muchos padres es usar los deberes domésticos como un castigo para sus hijos, y por lo tanto, es coherente que los niños eviten hacer algo que relacionan con castigo.

La mejor idea para que cumplan con sus deberes domésticos e incluso escolares, es que les enseñes con el ejemplo y vean que sí se puede disfrutar. Es decir, en vez de lavar los trastos molestos, pueden hacerlo cantando, barrer bailando y limpiar los muebles en competencias, etc.

¡Esperamos que estas ideas te ayuden a estimular el aprendizaje de tus hijos de forma divertida!

¿Conoces otras formas? ¡Compártenoslas!

¿Buscas actividades así de divertidas para niños y adolescentes? Échale un vistazo a nuestros campamentos de verano http://www.campamentosdebaile.com/famalacasita/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.