Niños que van a campamentos de verano son adultos más felices.

Publicada en

La fórmula de la felicidad es muy sencilla, descubre porqué los niños que van a campamentos de verano son adultos más felices que el resto.

Cuando somos pequeños todos sabemos cómo pasarla bien y cómo divertirnos, pero con el tiempo lo vamos olvidando y dejando atrás por anteponer nuestras responsabilidades.

Los campamentos de verano les enseñan a los niños cómo divertirse y les recuerdan que la felicidad siempre está al alcance de sus manos.

Quizá de adultos aún recordamos la fórmula de la felicidad pero nos resulta vergonzosa de seguir, conoce porqué los niños que van a campamentos de verano se vuelven adultos más felices.

 

Niños felices hoy, adultos felices mañana

Uno de los mejores regalos que les puedes dar a tus hijos es que asistan a un campamento de verano, sin duda su vida cambiará para siempre.

Los niños que aprenden a ser felices hoy, es más probable que también sepan cómo ser felices cuando sean adultos, a diferencia de los niños que se muestran tristes, insatisfechos o berrinchudos desde ahora.

Si los niños y adolescentes de hoy recuerdan tener presentes a su niño o niña interior, podrán ser más felices cuando lleguen a la edad adulta.

 

¿Por qué los campamentos de verano hacen niños felices?

Los campamentos de verano son experiencias bien planeadas con procesos pedagógicos para que los niños la pasen a lo grande mientras aprenden cosas nuevas casi sin notarlo.

Una de las primeras reglas al llegar a un campamento es que todos llegaron para divertirse, y a partir de ahí en adelante, todas las actividades que se realizan tienen como fundamento el aprendizaje y la diversión de los niños y adolescentes.

Aprenden a que todas las actividades, incluso las de tareas domésticas y escolares se pueden realizar de forma festiva, aprenden que la responsabilidad conlleva felicidad.

Cuando los niños salen de su zona de confort o de su zona habitual, se permiten experimentar nuevas cosas y guiados por el ejemplo aprenden a hacerse cargo de sí mismos.

Esta nueva autosuficiencia les genera un sentimiento de satisfacción y felicidad que nunca habían experimentado, se dan cuenta que pueden ser felices con pequeñas y con grandes cosas.

Actividades para ser feliz dentro y fuera de un campamento de verano

Como todos los talleres o aprendizajes, estas actividades o algunas similares se deben seguir practicando para reafirmar los conocimientos aprendidos.

En los campamentos se siembra la semilla de la fórmula de la felicidad, pero corresponde que los niños y adolescentes continúen en un entorno que propicie su óptimo desarrollo.

Hay hábitos que generan una vida feliz desde ahora y para el futuro, dentro y fuera de los campamentos de verano.

Está comprobado que comer saludable y hacer ejercicio te vuelven más feliz, especialmente por las endorfinas y serotonina que el cerebro segrega, existen múltiples estudios que lo afirman.

Y si se crece con estos hábitos, es más probable que sean adultos felices, a comparación de los niños y adolescentes que crecen con hábitos insalubres.

Incluso la pirámide de Maslow se refiere a estas necesidades primarias para después pasar a necesidades más elevadas del ser, pero primero éstas deben estar cubiertas.

 

Actividades que hacen a los niños más felices

Levantarse temprano

El hábito de aprovechar el día desde temprano es una gran herencia para tus hijos, podrán disfrutar de la brisa mañanera y tener más tiempo para sus actividades durante el día. Implica que aprendan a acostarse temprano para despertar con energía.

 

Hacer al menos una hora de ejercicio por las mañanas

Su salud está íntimamente relacionada con la felicidad, y mientras más claro les quede que el ejercicio es fuente de salud y felicidad, más claro lo tendrán en su vida como adultos.

 

Desayunar rico y saludable

El desayuno es la comida más importante del día, así lo afirman los nutriólogos, es la primera recarga de combustible para el organismo. Aporta glucosa, carbohidratos y proteínas necesarias para comenzar el día y realizar las actividades con atención y entusiasmo.

Si los niños aprender a ver el desayuno como parte importante, pero especialmente rica del día, serán adultos más saludables.

 

Comenzar los deberes a tiempo para acabar a tiempo

Realizar los deberes diarios a tiempo nunca debe de ser un castigo para los niños y adolescentes, si deseamos que aprendan a hacerlo por sí solos, deben ver los beneficios de hacerlos.

En los campamentos de verano aprenden que incluso los deberes diarios se hacen en tiempo y forma con gusto porque son parte del día, ven el lado bueno de las cosas e incluso a agradecerlas.

 

Agradecer por un día más

Y ahí es donde entra el agradecimiento, si los niños aprenden a agradecer desde ahora, serán adultos agradecidos y más conscientes. Es conveniente que los niños y adolescentes aprendan desde ahora le valor de la vida, de la familia, las amistades y los bienes personales.

Dar gracias por un día más de vida es fundamental para darse cuenta de lo afortunados que son y sencillamente por eso ser felices, si lo aprenden desde hoy, serán adultos más felices mañana.

 

Disfrutar de las cosas que se hacen

Cuando les ordenamos a los niños o adolescentes que hagan algo porque si no… les obligamos a que hagan algo, incluso si esto es por su bien. Sin embargo su cerebro no lo interpreta así, y lo ve como una imposición, algo que debería rechazar.

Por lo tanto, si desde ahora les enseñamos que se puede disfrutar hasta de hacer la limpieza, de hacer la tarea o realizar cualquier deber con gusto, tendrán días más felices y menos frustrados.

 

Hacer lo que aman con dedicación

La fórmula de la felicidad futura está en enseñarles a hacer lo que aman desde hoy, si así lo hacen, es casi seguro que triunfen mañana haciendo lo que aman. En vez de trabajar en algo que no aman y los haga infelices solo por ganar dinero para pagar las cuentas.

Éste es un gran regalo para tus hijos y su felicidad futura, enseñarles que sí es posible vivir haciendo lo que amas y tener éxito, ya sea en algún arte, deporte, como ingeniero, doctor o cualquier otra profesión que le apasione.

 

Apoyar a los compañeros

Fomentar el compañerismo y la camaradería desde ahora, puede asegurarle que crezca con buenas relaciones interpersonales. Actualmente el trabajo en equipo es una softskill muy solicitada en los trabajos, pero especialmente útil en la vida cotidiana.

 

Hablar y reír con la familia y los amigos

Y desde luego, es importante que los niños valoren a la familia y los amigos como pilares dentro de sus vidas, y que fomenten su sana relación.

Reír, hablar y pasarla bien con la familia y amigos les ayuda a crecer más equilibrados, siendo parte de un círculo social que los ama y que les permite construir una buena autoestima.

 

Si los niños y adolescentes llevan a la práctica estos hábitos que se fomentan en los campamentos de verano, es casi seguro que serán adultos más felices y equilibrados.

 

¿Te gustaría regalarles esta oportunidad a tus hijos?

Asómate a nuestro campamento de baile y multi-aventura http://www.campamentosdebaile.com/famalacasita/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.