Últimos días de campamento

Publicada en

El jueves ha sido ya la actuación. Pero no adelantemos. Hemos empezado terminando de ensayar y con las posiciones, y comenzando a lidiar ya con los nervios y el miedo escénico (que no me sale, que no me acuerdo, que me quedo en blanco) y es hasta bueno salir nervioso a bailar delante de gente, lo hace más bonito, pero hay que controlarlo un poco. Y en eso hemos estado. Porque no importa lo bien que te lo sepas o lo bien que hayas ensayado, si en la actuación te pones nervioso, eso no se ve, y es una pena.

Ya lo teníamos todo claro y todo limpio, cuando ha llegado la final de Masterchef, con Las sin nombre disputando la victoria a un grupo del otro campamento, el de aquí, con un par de chicos que cocinan muy bien. El reto eran unas fajitas y unos tacos, porque se celebraba el día de México, que aquí cada día tiene una temática. No lo he comentado antes, porque en el otro campamento se hacen actividades con los niños, relacionadas con esos países, mientras nosotros bailamos. Y de postre, tarta de limón. En fin, que hicieron lo que pudieron y todo bien, pero la victoria se la llevaron los del otro campamento, por muy poquito. Hay que destacar el buen perder y la deportividad de las chicas de Fama, que no pusieron ni una mala cara.

Luego llegó la noche y la actuación, ya en la cena me atacaron todas con dudas en las coreografías (¿después de este paso, qué viene?) y ensayando donde y como podían. Fue una despedida del campamento, aunque nos quedase un día, porque los otros niños se iban el viernes, y ellos también hicieron sus actuaciones, cada una a su manera: teatro, chistes, danzas regionales, etc. Y nos llegó el turno y lo hicieron muy bien. Creo que superaron los nervios de que les vieran sus nuevos amigos, que no los habían visto bailar, con bastante soltura, sobre todo el grupo de Las fresas, los pequeños, que estuvieron bastante bien y se llevaron una medalla de oro. De ahí elegimos a varios alumnos para una prueba final, tres de cada grupo, y fue Teresa la que se acabó por llevar el trofeo y la beca de un año de la escuela Fama. Pudieron ser muchos, o todos, pero estoy seguro de que nadie podría poner en duda que ella lo merecía, por dedicación, estilo, actitud y compañerismo.

Después hubo un picoteo, con música y luces de discoteca, que sirvió de despedida a las veladas, y que hizo que aflorasen los sentimientos de todos, por separarse después de una semana muy intensa, y cada vez que se apagaba la música se escuchaba algún llanto. Cosas que pasan. Otros nos divertimos y bailamos por toda la sala, cada uno afronta el final del viaje de una manera y todas son válidas.

El viernes, el día post-fiesta, el grupo de Fama se ha levantado con más calma, sabiendo que no tiene que hacer aún las maletas, a excepción de las Irenes de Murcia, que se van a la misma hora que el otro campamento. Y ha sido una mañana de juegos y recogida de todo y de continuación de las despedidas. Ha habido piscina para quien la ha querido, que el tiempo acompaña, pero no obliga. Luego ha sido la despedida definitiva del otro campamento, sesión de juegos, de escalada, cena tranquila en la que ha habido risas hasta caerse de la silla (le ha pasado a alguna) y velada con juego de piratas. Y a preparar maleta y a dormir, que esto llega hasta aquí.

El sábado nos ha tocado a nosotros despedirnos unos de otros y de los monitores, con el sabor agridulce de haberlo pasado bien y haber aprovechado mucho estos días, pero con la pena de que se acabe, y de que estos lazos bien atados con esta gente se iban a separar, al menos por un tiempo.

 

Por mi parte, estoy muy agradecido a la escuela Fama y a los alumnos por haberme hecho tan fácil una semana de trabajo, que ha sido la última de este curso de clases para mí, y un fantástico broche. Esperando que se repita, os manda un abrazo,

Chuso (O Juice, o Zumo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.